Américo Vespucio:

 

AmericoVespucio-300x282-150x150Este navegante italiano que trabajó al servicio del reino de Portugal y de la Corona de Castilla y que se le concedió en 1505 carta de naturaleza de los Reinos de Castilla (nacionalidad), cosa que Colón nunca necesitó por ser ya natural por el reino de Galicia.

A partir de 1505 se publicaron varios ejemplares que circularon por toda Europa y que narraban las proezas de un tal Américo Vespucio, se omitía nombrar a Cristóbal Colón y Juan de la Cosa aparecía como subordinado del Florentino, por esta razón el cartógrafo Martín Waldseemüller en su mapa de 1507 utilizó el nombre de “América” en su honor como designación para el Nuevo Mundo, cuando seis años después, Waldseemüller retiró ese nombre y añadió una nota atribuyendo a Cristóbal Colón el descubrimiento, era demasiado tarde, este término para designar al continente recién descubierto por los europeos cuajó entre la población, pero no fue reconocido hasta dos siglos más tarde por los eruditos que acabaron por admitir por motivos de uso y costumbre  un término extendido en el populacho.

Más tarde, cuando era evidente que no había sido el descubridor del Nuevo Mundo, se le consideró el primer europeo en comprender que las tierras descubiertas por Cristóbal Colón conformaban un nuevo continente, pero tampoco era cierto, Juan de la Cosa elabora el primer mapa donde se tiene constancia del continente y en la zona donde debería figurar América Central con su costa oriental, la tapó con una imagen de San Cristóbal para evitar dibujar una línea de costa continua entre Norteamérica y Sudamérica, la cual habría negado la existencia del paso marítimo hacia las islas de las Especias que Colón y otros afirmaban existía allí. En el mapa también se observa a Cuba como una isla del continente asiático a pesar de que en junio de 1494 Colón había hecho jurar a todos los que le acompañaban en su Segundo Viaje, entre los que se encontraba De la Cosa, que Cuba no era una isla sino una península del continente asiático,  Colón en el segundo viaje se dio cuenta como todos los demás que Cuba no era parte del continente, pero trataba de hacer valer a su regreso los privilegios firmados en las Capitulaciones de Santa Fe, que como condición establecían el requisito de llegar a tierra firme, y que ya le habían sido reconocidos en el primer viaje.

El primer viaje de Américo Vespucio fue usado por algunos cronistas para conferirle como el primer europeo en pisar suelo continental, hoy en día se sabe que Américo Vespucio jamás realizó es viaje, si fue un año más tarde con Alonso de Ojeda y Juan de la Cosa como piloto y él como subordinado de este último,  en todo caso, el mérito sería de Ojeda y Juan de la Cosa por estar al mando. Aún así, Colón ya había conseguido este logro en su Tercer Viaje,  la expedición de Ojeda y De la Cosa no hizo otra cosa que seguir la ruta que un año antes había realizado Colón.

JuanDeLaCosa-231x300

Juan de la Cosa

Buena parte de los historiógrafos contemporáneos de Américo Vespucio dudaron del valor documental de sus escritos, en donde se narraban fantásticas experiencias, no siendo otra cosa que fabulaciones oportunistas hechas con el propósito de ganar notoriedad y títulos.

El historiador británico de origen español Felipe Fernández Armesto decía: “Vespucio no era en realidad un gran cosmógrafo, pero lograba convencer a la gente de que lo era”.

En 1501, y después en 1503, según las cartas del mismo Américo Vespucio, estuvo en el servicio del Rey de Portugal, quien le mandó dos veces en viajes de descubrimiento por la costa abajo del Amazonas ; y aunque refiere el cosmógrafo las circunstancias de su viaje, no han podido encontrarse en los archivos portugueses documentos que prueben la verdad del hecho.

Fray Bartolomé de las Casas que ignoraba el alcance de sus sospechas al desconocer las publicaciones de Américo Vespucio (la Lettera), fue el primero en denunciar al florentino de “mentiroso” y “ladrón”  al robar la gloria que por derecho le pertenecía al almirante:

“(…) [al] pretender tácitamente aplicar a su viaje y a sí mismo el descubrimiento de la tierra firme, usurpando al almirante Cristóbal Colón lo que tan justamente se le debía.”

“El nuevo continente debería haber sido llamado Columba, y no como es injustamente llamado, América.”

“(…) un largamente premeditado plan de Vespucio para conseguir que el mundo le reconociera como descubridor de la mayor parte de las Indias.”

“Maravíllome yo ­ de don Hernando Colón, hijo del mismo almirante, que siendo persona de muy buen ingenio y prudencia y teniendo en su poder las mismas navegaciones de Amérigo, como lo sé yo, no advirtió en este hurto y usurpación que Amerigo Vespucio hizo a su padre.”

Fray de Espinosa en su obra de 1623:

“(…) como dice el doctísimo D. Juan de Solórzano, Oidor meritísimo del Consejo de Indias, de Indiarum iure, fol. 38 y 39, lib. 1, ca. 4, por todo él, refiere deberse llamar Colonia de Colon, y no América. Y no sé yo con qué fundamento se la haya usurpado Américo Vespucio, pobre marinero, que ni pasó a aquellas partes de los primeros, ni hizo cosa notable para que su nombre quedase eternizado con la gloria de semejante descubrimiento, pues él no fue quien lo hizo.”

El historiador escocés Wiliam Robertson llama a Américo Vespucio “un feliz impostor” en su obra “Historia de América”.

En 1817 el geógrafo portugués Manuel Ayres de Cazal:

(…) parece increíble que el rey Don Manuel mandase buscar fuera del reino a un navegante para ir en una escuadra suya a un país adonde ya habían ido y vuelto navíos suyos gobernados por pilotos de sus reinos.

(…) [Vespucio] dejó a la posteridad tres relaciones en dos cartas y un sumario, que substancialmente no pasan de otras tantas meras invenciones encaminadas a exaltar su propio nombre y a ser reconocido por sus compatriotas por descubridor del hemisferio occidental.”       []

El historiador español Martín Fernández de Navarrete hacia 1830 escribe en una carta a un colega suyo:

“Si hay noticias [de Vespucio] desde 1496 a 1505 especialmente, convendría mucho, para seguirle el rastro y saber si, en efecto, estuvo en los dos viajes con Alonso Hojeda, porque ciertamente él no los hizo con mando propio y orden del rey, como lo supone y finge en sus relaciones latinas (sic), que divulgó por todas partes para usurpar a Colón la gloria del descubrimiento del continente que, por su astucia, logró darle del suyo, el nombre de América.”

El matemático, astrónomo y periodista Duarte Leite en su obra Descobridores do Brasil manifiesta:

“Este personaje fatuo no pasa de ser un novelista mentiroso, navegante como los había a montones, cosmógrafo que repetía ideas de otros, falso descubridor que se apropió de glorias ajenas. A pesar de esto, consiguió impresionar a generaciones de hombres cultos que se desvelaron tratando de interpretar fantasías y dar sentido a sus disparates.”

En el pináculo del infundio, el poeta americano Ralph Waldo Emerson escribió en 1856:

“Extraño…que toda América deba llevar el nombre de un ladrón. Américo Vespucio, el vendedor de encurtidos de Sevilla, quien zarpó en 1499 como subalterno de Hojeda y cuyo mayor rango naval fue el de segundo contramaestre en una expedición que nunca navegó, se las arregló en su mundo de embustes para suplantar a Colón y bautizar la mitad de la Tierra con su nombre deshonesto.”

El editor de las cartas de Américo Vespucio en inglés, Sir Clements Markham, escribió en 1894:

“La evidencia en contra de Vespucci es abundante y bastante concluyente. Su primer viaje es una fabulación. No puede ser absuelto de la intención de apropiarse para sí de la gloria de haber descubierto el continente. El imparcial y honesto [Bartolomé de] las Casas, tras sopesar cuidadosamente la evidencia, lo encontró culpable. Este veredicto ha sido y continuará siendo confirmado por la posteridad.”

En la Compton’s Encyclopaedia de 1985, publicada por una división de la Enciclopedia Británica bajo asesoramiento de la Universidad de Chicago, Américo Vespucio es descripto como “an unimportant Florentine merchant” (un mercader florentino de poca importancia“).

 

Mapa de Juan de la Cosa de 1500

Mapa de Juan de la Cosa de 1500

En el libro “La gallega. Nave capitana de Colón”, Celso García de la Riega desengrana el error histórico de considerar a Juan de la Cosa como natural de Santoña (Santander).

Fernando Alonso Conchouso

  1. Hansel Cordero S says:

    Ni Colon ni Americo Vespusio descubrieron America. Las flotas chinas del Emperador Zhu Di, tercero de la dinastia Ming, al mando de Zheng He, capitaneadas por Hong Bao por el Atlantico y por Zhou Man por ambas costas descubrieron y cartografiaron en 1421 nuestro continente. Colon, Vespucio, Magallanes y otros navegantes vinieron a esta parte del mundo con cartas nauticas chinas que llegaron a Europa por medio de Enrique el Navegante, rey de Portugal. En esta epoca que referimos ningun pais europeo tenia ni la tecnologia, ni los conocimientosn ni la cantidad de barcos como para acometer este trabajo. Para muestra tenemos los tamaños de los barcos de Colon, que median aproximadamente 40 m de eslora, contra los 150 m de eslora de los juncos chinos, y que llevaban cerca de 1500 hombres de tripulacion. Las evidencias se cahen por su propio peso. Para mas informacion referirse al libro “1421 de Gavin Menzies”

  2. Falonso says:

    Los primeros en descubrir el continente Americano fueron sus pobladores (nativos).

    El mérito de Colón radica en conseguir establecer una ruta de ida y otra de vuelta, rutas que hoy en día se siguen usando, además de preparar la colonización y asentamiento de la corona de Castilla en estas tierras.

    Los que conquistaron el continente no fueron los españoles, fueron las tribus que estaban sometidas por los mayas y actecas, los efectivos españoles no podrían haberlo hecho solos, buscar y jugar con la participación de los propios indígenas fue tambien mérito de Colón y de los conquistadores que más tarde intervinieron.

    Pudiera ser posible que los chinos llegaran al continente por mar, por tierra ya sabemos que sí, pero en tiempos de Colón no estaban en condiciones de hacerlo, ni consolidar sus expediciones.

  3. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario